fabrica Baure 027 copy.jpg

Nuestra Historia

Fue a fines del año 2000, cuando Marcela y David planificaron sus vacaciones. Pero lo que debería haber sido un relajante viaje por la selva amazónica Boliviana, pronto resultó ser una aventura que cambió sus vidas tanto en lo personal como también en lo profesional.

Al llegar a la Amazonia, quedaron maravillados por la riqueza natural y exuberancia del lugar, pero en particular, los encantó la fruta del cacao, que abunda en esta área de la Amazonia, ¡Fue amor a primera vista!.

El impacto de este encuentro fue generado gracias a la forma en que esta fruta crece, en la majestuosidad de la jungla, sin ningún tipo de intervención humana, exenta del estrés de la civilización.

 

Mientras caminaban por las calles de tierra o cubiertas de pasto de las aldeas amazónicas, conocieron gente local y escucharon sus historias de vida, como también historias de la selva; y de esta manera comenzaron a aprender más sobre su cultura nativa.

Sin duda, esta aventura fue el combustible para arrancar los motores de su espíritu emprendedor, y convencidos de su instinto, fundaron en febrero del 2001 la empresa Sumar Ltda, acrónimo de ”Suelos y Manos Amazónicos Racionales".

Personal en empaque copy.jpg

Establecieron una pequeña unidad de procesamiento de cacao en la provincia del Beni y así, no solo generaron valor agregado en el origen del recurso, sino también, se convirtieron en los pioneros en la transformación de los granos de cacao silvestres y en promotores del desarrollo sostenible, generando interés comercial en torno a esa fruta milenaria.

A pesar del entusiasmo que Marcela y David tenían cuando comenzaron el proyecto, no tenían el conocimiento suficiente para transformar el cacao en chocolate, ni siquiera en pasta de cacao. Por lo tanto, comenzaron a aprender de los lugareños cómo fermentar, tostar y pelar los granos de cacao, ya que al ser el consumo de chocolate caliente parte de la cultura culinaria ancestral de los habitantes amazónicos, este proceso era bien conocido. Entonces, la primera producción de Chocolate Baure se realizó de una manera muy auténtica basada en años de métodos artesanales.

La autenticidad del proyecto no se detuvo aquí. Gracias al ingenio de David y sus habilidosas manos, equipado solo con las herramientas más básicas, comenzó a construir desde cero, máquinas simples, mecánicas, pero perfectamente utilizables. Fue entonces posible procesar la materia prima y ejecutar una producción muy pequeña pero sostenible.

Los primeros años fueron extremadamente difíciles, aun así, la empresa creció y dio grandes pasos en el aprendizaje sobre el cacao y el chocolate, y especialmente, este periodo sirvió para valorar la singularidad del cacao salvaje en el mundo.

Decidieron certificar la condición silvestre y orgánico de su cacao y sus productos finales bajo los estándares EC y NOP. Esto les permitió abrir las puertas de un mercado distinto, principalmente en el ámbito internacional.

Con cierta ayuda, comenzaron a contar su proyecto y a mostrar sus productos en ferias internacionales. Naturalmente, nuevas relaciones florecieron, tanto con instituciones comerciales y de protección del medio ambiente, como con personas que pudieron compartirles conocimientos sobre "La ciencia del chocolate”.

En 2009, se organizó un equipo comprometido con la filosofía de la empresa y  para ellos, programas de capacitación. En este equipo, especialmente una persona, el ingeniero holandés Hendrik Nengerman, se convirtió en una invaluable fuente de ayuda. Definitivamente ha sido el hombre, en todos los aspectos, que ha guiado a Marcela, David y al resto del equipo sabiamente a través del proceso de cómo crear chocolate real y de alta calidad. En Sumar Ltda siempre se guardara un sincero sentimiento de cariño y gratitud para Henk.

Con los años, "Chocolate Baure" ha mejorado constantemente las técnicas de procesamiento de chocolate, así como los métodos de pre y post cosecha, elevando aún más la calidad natural del Cacao Silvestre Beniano.

El año 2011 marcó un hito en la historia de la empresa. Aunque el ideal de Marcela y David era elaborar el 100% de sus productos en la Amazonía, de donde provienen las materias primas, la falta de servicios básicos y las dificultades en la logística, sumadas a las altas temperaturas y el nivel de humedad del área, fueron las razones que tornaron este ideal en algo “casi” imposible y optaron por establecer una pequeña planta de producción en Santa Cruz de la Sierra, la ciudad mas industrializada y poblada de Bolivia.

Hoy en día, Chocolate Baure es probablemente considerado el mejor chocolate producido en Bolivia y se puede encontrar localmente en las tiendas gourmet y delicatessen más exclusivas, así como en los mejores hoteles de cinco estrellas y los mejores restaurantes. Cadenas de cafe mundialmente conocidas, también han elegido Chocolate Baure para ofrecer chocolates de alta calidad en sus restaurantes locales.

En el mercado internacional, estamos trabajando arduamente en construir una grandiosa reputación para nuestra marca y posicionarla entre los mejores productos de chocolate, habiendo conseguido ya algunos resultados sorprendentes en países como Suiza, Alemania, Dinamarca y Holanda.

También hemos comenzado a explorar el mercado Norteamericano desde el área de Miami-Florida.

fotoCorregida.jpg

En Sumar Ltda siempre se guardara un sincero sentimiento de cariño y gratitud para Henk.

Chocolate amargo 1.jpg
IMG_2400. copia copy.jpg